martes, 31 de enero de 2017

Moviendo lindes

El otro día tuve el placer de participar como invitado a una mesa redonda sobre el Extrusismo que organizó el Colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid. Me doy cuenta de que tengo unas cuantas cosas más que decir sobre el extrusismo de las que he dicho hasta ahora, pero no será el tema de la entrada de hoy. Lo dejaré para más adelante. Hoy quiero ser polémico. Y como quiero ser polémico hablaré de Ese oscuro objeto del deseo en que se ha convertido el ejercicio. O siempre en términos cinematográficos, de La Delgada Línea Roja entre CCAFYDE  y Fisioterapia.

Después de escuchar a unos, a otros, de leer desde hace varios meses sobre el tema,  y después de haber buscado un poco de información para preparar esa mesa redonda tengo unas cuantas preguntas que hacerme, o que haceros, me encantaría que me ayudaseis a responderlas.

Nos peleamos con los médicos, yo el primero, para que no se apropien de la palabra diagnóstico. Entendemos y aceptamos que un fisioterapeuta puede hacer diagnóstico dentro de su profesión de la misma manera que un médico lo hace en la suya. Cuando la palabra en cuestión es "ejercicio" lo que hacemos es añadirle terapeutico para defenderlo como nuestro. No hace falta. El ejercicio pertenece a la fisioterapia por derecho, pero no en exclusiva. Lo mismito que les decimos del diagnóstico a otros profesionales. Le ponemos el apellido "terapeutico" para que parezca más nuestro. Pero vamos a ver si eso no encierra una mala noticia, o por lo menos una perversión.

Defendemos, a capa y espada, y en cualquier foro, que nos gustaría que la fisioterapia fuese una profesión de acceso directo, de primera intención. Es decir, que pudiésemos trabajar tranquilamente sin el diagnóstico médico. Y la verdad es que esto, en la mayoría de los casos es ya una realidad (el 90% de los pacientes que veo en mi ejercicio profesional carecen de ese diagnóstico médico). Ahora, defendemos que el ejercicio si hay una patología (es decir, diagnóstico médico) es de nuestra propiedad, porque se convierte en ejercicio terapeutico (he aquí la perversión de la palabra, según la RAE terapeutico es aquello encaminado al tratamiento de dolencias... y si mi paciente no tiene una dolencia? y si mi paciente no tiene una enfermedad? en ese caso puedo prescribirle un ejercicio?) Si nos atenemos a la defensa que hacen algunos, estaríamos haciendo extrusismo un día sí y otro también.

Y si decimos que es porque hay patología... realmente todos los fisioterapeutas estamos preparados para dosificar ejercicio para una diabetes, o para una obesidad mórbida....?  un poco de H-U-M-I-L-D-A-D, que sepamos de patologías no nos hace saber de todas las patologías del mundo más que nadie. Ahora, desde el otro lado, aviso a navegantes. No solamente sabemos de patología músculo-esquelética... pensamos que cualquier CCAFYDE es capaz de prescribir ejercicio a una persona con una PCI, o con un problema de ataxia....? De nuevo un poco de HUMILDAD, también por el otro lado.

Igual los fisioterapeutas tenemos que centrarnos en lo que sabemos, en lo que realmente es nuestro objetivo profesional. Somos profesionales en la recuperación de la función. Esta intención es la que debe guiar nuestro diagnóstico, y por ello nuestro tratamiento. Tal y como lo veo yo, si una persona quiere poder correr porque tiene un problema que se lo impide, el fisioterapeuta es el profesional indicado para pautarle ejercicio. Si esa misma persona ya puede correr y lo que quiere es hacerlo de una manera más eficiente, más rápida, o por un terreno diferente, el fisioterapeuta debería saber decir: No gracias. Busca un profesional adecuado

Otra forma de verlo sería saber quién paga los platos rotos si las cosas van mal. Es decir, quien tiene responsabilidades (quién tiene que responder) si las cosas van mal. Por mi perfil profesional se que si planteo un ejercicio equivocado o cambio un tratamiento pautado, o simplemente aplicando un tratamiento pautado por otro profesional, soy R-E-S-P-O-N-S-A-B-L-E  de todo ello. ¿Hasta donde llega la responsabilidad en otras profesiones? ¿Por qué pueden ejercerla sin tener una colegiación obligatoria? ¿Tienen un seguro de Responsabilidad Civil?



En algunos momentos esta disputa (para ti esto es un fitball, para mi una pelota de Bobath, para la gente de la calle es una pelota de esas grandes, todos tienen razón) me recuerda a esas disputas de los agricultores gallegos, moviendo de día una piedra aquí o allí para agrandar una linde mientras el vecino la vuelve a mover de noche.

Muchas gracias y buena lectura

10 comentarios:

  1. Estas en ese grupo minúsculo de personas que me dejan sin palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente sea uno de los piropos más lindos que me han dicho. Viniendo de quien viene y conociendo parte de las personas que te rodean. Mil gracias

      Eliminar
  2. Las lindes me cansan, es más de lo mismo. Formación. Responsabilidad. Respetp al paciente y a la profesión. Trabajo en equipo. Saber derivar.
    Sabe un buen fisioterapeuta de todo lo que abarca la,Fisioterapia?? No. Ninguno. Nuestro campo de conocimientos es enorme. Yo, de hecho, no te niego ni del campo preventivo. Hay otro profesional más capacitado que nosotros para hacer educación para la,salud en una escuela con niños de ocho años, instaurando patrones de higiene postural y ergonomía??? Y a una embarazada?
    Las lindes.
    Las puertas del mar....
    Mucho de lo que hacemos ahora, dentro de unos veinte años será obsoleto en cuanto a contenidos científicos, técnicas aplicadas y profesionales que las aplican....
    Así que igual el meollo está más bien en otro sitio. La pelea intruso, extruso, obtuso....me parece decimonónica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo primero agradecerte la visita, Helena, y los comentarios. Con algunos estoy muy de acuerdo, con otros no puedo estarlo tanto.
      Las lindes te cansan. Es normal. Vivimos en esa parte del mundo, y en esa parte de la historia en la que pensamos que hay demasiadas lindes. Pero cuando sirven para saber que una persona con acusación de pederastia no educará a mis hijos, o que un medico inhabilitado no tratará a un familiar, o incluso para reclamar mis derechos como trabajador cuando la Administración se los salta, entonces las lindes ya no nos cansan tanto. Las lindes aun siendo para nosotros son principalmente para proteger los derechos del usuario. La Salud Pública, así, en mayúsculas. Aunque a veces los políticos se la olviden.
      Muy de acuerdo en que nuestro campo de conocimientos es enorme y que ningún fisioterapeuta puede abarcarlo del todo. Pero enorme no es sinónimo de infinito. Quiere decir con límites. Como tú misma decías arriba. Saber derivar. Saber también lo que no es fisioterapia.
      Muy de acuerdo contigo en que no hay que renegar del campo prevención. Es parte de nuestras responsabilidades, pero, y cito textualmente: "¿Hay otro profesional más capacitado que nosotros para hacer educación para la salud, en una escuela, con niños de ocho años, instaurando patrones de higiene postural y ergonomía???" Déjame que te responda con una pregunta: ¿Cual es la formación en pedagogía que recibe un fisioterapeuta en su universidad? Cero. Cero horas en cualquier plan de estudios. A lo mejor otros profesionales nos adelantan por la derecha ¿Estamos preparados para educar? Saber algo no es saber transmitirlo. ¿Y a una embarazada?. Se me ocurre que habría que preguntarle también con una matrona, por ejemplo. No confundamos conocimientos (lo que se hacer) con competencias (lo que puedo hacer).
      Muy de acuerdo de nuevo en que dentro de 20 años mucho de lo que hagamos estará obsoleto. Esa es la idea del metodo científico. Aquello que no se puede someter a la ciencia nunca estará obsoleto porque no podrá ser falsado. Las pseudociencias y la pseudofisioterapia, dentro de 20 años seguirán sin ser obsoletas.
      Y de nuevo de acuerdo. No creo que esta disputa sobre lindes, extrusos, intrusos y obtusos sea el meollo de la profesión. De hecho no creo que haya un solo meollo. Bienvenidas sean a la profesión todas las reflexiones sobre cada uno de sus pequeños meollos. Seguramente nos hará crecer.
      Muchas gracias por las tuyas.

      Eliminar
  3. Podemos aprender de los pastores fronterizos; aquí, entre País Vasco, Bearn y Aragón siempre se las han arreglado para criar el rebaño. Desde el Neolítico hasta ahora, y PESE a las fronteras que van cambiando según pasan los siglos. Lo importante es poner el foco en las ovejas (perdón por la comparación), y no tanto si el mojón está un poco más acá o allá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte Oier. Esa es la idea. El foco en las ovejas. Me encanta.

      Eliminar
  4. Como siempre esplendido en la redacción y en el fondo. Como Fisioterapeuta y Licenciado en ciencias de la actividad física y deporte estoy muy deacuerdo contigo Luis, tanto en el fondo como en la forma.

    Un abrazo
    Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte Carlos. Me alegro que tantos hayan compartido este punto de vista. Otro día escribiré sobre los dobles grados... no veo tan claro eso de que provoque indefinición....
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Acabo de descubrirte y por aqui me quedo con tu permiso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Marta. Y ponte cómoda. Las entradas no fluyen con la misma velocidad que antes, pero espero que el blog siga siendo un espacio de diálogo.

      Eliminar